Fútbol Colombiano

Universidad Católica pierde la clasificación por errores propios, así lo vieron sus jugadores

Por Marco Gómez

Universidad Católica pierde la clasificación por errores propios, así lo vieron sus jugadores

Así lo consideró Yuber Mosquera, el defensa colombiano al servicio de los ecuatorianos.

Síguenos enSíguenos en Google News

Universidad Católica de Ecuador se devuelve a casa sin obtener el pase a la fase 3 de la Copa Libertadores, luego de caer en la noche de este jueves ante Millonarios por 2-1 en el marco del partido de vuelta de la serie que se resolvió en el Campín de Bogotá.

A pesar de que el equipo ecuatoriano se fue en ventaja en el primer tiempo con un tanto de Ismael Díaz desde el punto penal, no supo mantener la ventaja en la etapa complementaria y cedió dos goles en contra, los cuales fueron marcados por Leonardo Castro (62') y Daniel Cataño (69').

Uno los factores claves en esta derrota fue la expulsión en contra que recibió la visita en el minuto 44, cuando el defensa Franklin Guerra vio la tarjeta. Algo que incidió en el esquema inicial propuesto por el equipo del español Igor Oca, el cual termina perdiendo la llave por “errores propios”.

Así lo expresó el defensor colombiano Yuber Mosquera, quien acudió a la rueda de prensa posterior al compromiso y dijo: “En este tipo de competiciones no puedes cometer errores. En el primer gol no defendimos bien y ahí llegó el empate”.

Sin embargo, y a pesar de tener uno menos, Mosquera considera que su equipo tenía el juego controlado hasta antes de que el Embajador marcara el gol definitivo. “Creo que, aunque teníamos un jugador menos, el partido lo teníamos controlado, pero en el segundo gol que nos marcan saltamos mal y ahí nos anotaron”.

‘Millos' asegura Copa Sudamericana y Católica con las manos vacías

Ahora, el equipo de la capital colombiana se enfrentará en la fase 3 al Atlético Mineiro de Brasil y ya tiene una plaza asegurada de las fase preliminar de Copa Sudamericana, en caso de ser eliminado por el duro rival carioca. Por su parte, la Católica se devuelve a casa con las manos vacías.
 


Más noticias