Primera A de Colombia

Millonarios y la presión, un concepto a tener presente juegue quien juegue

Por Marco Gómez

Millonarios y la presión, un concepto a tener presente juegue quien juegue

Los dos goles marcados a Cali tuvieron origen en la presión ejercida sobre la salida del rival.

Síguenos enSíguenos en Google News

Algunas veces los resultados deben pasarse a un segundo plano para analizar algunas cuestiones que trascienden lo netamente estadístico. Millonarios derrotó el domingo al Deportivo Cali en una nueva edición del ‘Clásico Añejo’ por 2-0. Importante resultado por el rival, por la historia, por el público, por la tabla de posiciones y por otra buena cantidad de razones.

Sin embargo, sí hay algo para resaltar en la actuación del ‘Embajador’ es la capacidad de personificar una idea de juego independientemente de quien esté en el turno de defender los colores del equipo y eso es algo que debe dejar satisfecho a Alberto Gamero, pero de igual forma motivarle a seguir fomentando esa intención en sus dirigidos.

El equipo azul no se despeinó para superar a un Cali que no pasa por su mejor momento, pero que no deja de tener jugadores importantes y un peso grande en su camiseta. Y un factor determinante en la obtención de este resultado fue el entender la importancia de presionar la salida del rival y, aún más, entender la forma en que se debe hacer.

La forma en la que presiona un equipo refleja qué tan coordinados están los jugadores, pues, así como puede ser un movimiento táctico que da frutos, también podría convertirse en una forma de quedar mal parado si no se ejecuta bien. Pero, ese no fue el caso de ‘Millos’, ya que a través de esto llegaron los dos goles de los locales.

Entender el cómo y el cuándo

Primero, provocaron un error de Germán Mera en la salida y el balón terminó en Jáder Valencia, quien resolvió con gran clase desde fuera del área. Luego, Millonarios repite la fórmula, roba el esférico y genera un penalti que Juan Carlos Perea transforma en gol. Así se ganó el partido, sin necesidad de arrasar en posesión. Por eso, juegue quien juegue, se debe presionar y más importante es saber cómo y cuándo hacerlo. 
 


Más noticias